El gran tabú de República Dominicana: la perspectiva de género

El debate sobre el enfoque de género mantiene a la República Dominicana dividida.

Fotografía: Brenda Puga

El debate sobre el enfoque de género en la educación mantiene a la República Dominicana dividida. Están los que se encuentran a favor, los que están en contra y los que no entienden de perspectiva de género. El año pasado durante el mes de mayo, este tema fue un hot topic, hoy por hoy, las autoridades lo mantienen silenciado. 

La Dirección de Equidad de Género y Desarrollo del Ministerio de Educación (MINERD) lanzaron el pasado 27 de mayo de 2019 el Manual de Capacitación Docente en Género y Masculinidades causando gran conmoción en la sociedad dominicana. Las opiniones negativas expresadas por distintos grupos sociales, políticos y religiosos han liderado los encabezados de diferentes periódicos del país buscando así, la revocación de la implementación de la perspectiva de género en la educación de la sociedad dominicana.  Pero, ¿qué aspectos negativos engloba la perspectiva de género? ¿por qué la sociedad dominicana le teme a su implementación? Muy simple, a pesar de que el país sigue manteniendo una cultura machista heteronormada, también mantiene al enfoque de género como un tabú.

Con base en artículos publicados por la UNICEF, “la perspectiva de género o visión de género es una categoría analítica que toma los estudios que surgen desde las diferentes vertientes académicas de los feminismos para, desde esa plataforma teórica, cuestionar los estereotipos y elaborar nuevos contenidos que permitan incidir en el imaginario colectivo de una sociedad al servicio de la igualdad y la equidad”. El único objetivo detrás de una metodología con base en el enfoque de género, como lo es el Manual de Capacitación Docente en Género y Masculinidades, es buscar la mayor igualdad y equidad posible en un país libre de estereotipos y violencia. Bajo la implementación del Manual en docentes académicos, se busca un mayor acercamiento al tema generando una prospectiva de menor violencia en jóvenes dominicanos y con mayor inclusión social para futuras generaciones. Es importante recalcar que una perspectiva de género no solamente confiere a la comunidad binaria del hombre y la mujer si no que busca la inclusión de los diferentes grupos minoritarios como las niñas, niños, adolescentes y comunidad LGBTIQ+ del país.

Ante esto, es imprescindible mencionar la posición que sostienen diversos grupos de la República Dominicana que buscan su revocación. Por ejemplo, el obispo Víctor Masalles, de la Diócesis de Baní recalca que “la Iglesia Católica y las iglesias evangélicas rechazan total y categóricamente la orden de implementar la política de género en RD, ya que es un atentado contra la sana educación de futuras generaciones de dominicanos”. De igual manera, el director de la Academia Dominicana de la lengua, Bruno Rosario ha expresado que “nuestro pueblo ignora la amenaza que entraña la política del doble género para la lengua, la cultura y la moral con las consecuencias negativas para la educación”. Dichas figuras reflejan falta de empatía y conocimiento del tema ya que fundamentan sus argumentos en aseveraciones morales y culturales muy antiguas que no han evolucionado acorde a los estatutos internacionales y las ratificaciones que ha realizado la República Dominicana respecto del tema.

La República Dominicana a pesar de ser un país de vanguardia en muchos aspectos sigue viviendo en una época de antaño donde se criminaliza en su totalidad el aborto, sataniza los matrimonios igualitarios y sigue matando a sus mujeres día a día. Sobre esto, durante la semana del 28 de enero del presente año, candidatos a diputados y senadores de diferentes grupos políticos firmaron un acuerdo con la Iglesia Católica contra el aborto y del matrimonio igualitario, acorde con lo establecido en  la Constitución de la República.

 Si bien, la República Dominicana se encuentra en una disputa entre la aceptación de la igualdad y la equidad libre de violencia en la educación de las futuras generaciones; o la opción de seguir repitiendo patrones heteropatriarcales que promueven la violencia y la poca inclusión en la nación. Si la República Dominicana busca ser un país de vanguardia y ejemplo en el Caribe y América Latina, es necesario dar los primeros pasos hacia la equidad y dejar tabúes sociales detrás que solamente entorpecen el crecimiento el bienestar del país. Tristemente, esto parece ser una realidad muy lejana, a pesar de los esfuerzos de la sociedad civil por revertir estas acciones poco inclusivas y discriminatorias.

 Samahara Hernández

Dominicana; Internacionalista.

Asistente de Asuntos Externos en el Banco Mundial

#feminista #artlover

 

Links de interés:

 http://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/ourwork/gender-equality/overview.html

https://www.gob.mx/conavim/articulos/que-es-la-perspectiva-de-genero-y-por-que-es-necesario-implementarla

 

¿Tienes algún proyecto que te gustaría compartir? ¡Escríbenos!

Instagram

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.

Playlist de temporada