Crecer duele pero no crecer duele más

Si te está doliendo crecer, te comparto que a mi también.

Hace unas semanas escuché esta frase y resonó mucho en mí: “crecer duele pero no crecer duele más”. Y es que, todo el tiempo estamos creciendo, y cuando somos conscientes, creo que ahí es cuando más nos duele. Hace poco me gradué de la universidad y desde ese día parece que todo a mi alrededor me recuerda que ya soy una adulta  (aúnque técnicamente ya tengo varios años siéndolo). Todo a mi alrededor me recuerda que ahora se esperan ciertas cosas de mí: tener un trabajo, generar ingresos, lograr grandes cosas y aparte querer formar una familia. Y esto me duele,  las expectativas me duelen mucho. 

Crecer me da mucho miedo, me aterra el futuro. Pero algo reconfortante es saber que cada quien crece a su propio ritmo; que a veces parece que uno no avanza, pero si nos tomamos el tiempo de ver hacia atrás veremos el gran camino que ya hemos recorrido. Que todo toma tiempo y se vale a veces querer parar porque crecer también es agotador. Me da un poco de paz saber que me dolería más el no avanzar.

Si te está doliendo crecer, te comparto que a mí también. Hoy lloré por eso y creo que por eso estoy aquí escribiendo. Necesitaba compartir que a veces mi vaso de la vida adulta se llena y es bueno desahogarse para vaciarlo de vez en cuando. Pero bueno, recuerda que sí, crecer duele, pero no crecer duele más.

Linda R.

Soy Lic. en Psicología Clínica de la Salud y suelo escribir en mi propio blog titulado “Mariposas en el cerebro”. Además, soy co-creadora del podcast Y, ¿qué te llevas? enfocado en la salud mental. 

¿Tienes algún proyecto que te gustaría compartir? ¡Escríbenos!

    Instagram

    Playlist de temporada