La sabiduría de la rendición

La ausencia de control es el inicio del aprendizaje.

No ofrecer resistencia a la vida es estar en un estado de gracia, tranquilidad y ligereza.


Ilustración: Tania Castillo

Leí por ahí que la ausencia del control es el inicio del aprendizaje, y creo firmemente que justo esa es la mayor lección que nos está enseñando el universo en estos días con la situación de la pandemia global que estamos atravesando, en donde nos toca ser simples observadores y rendirnos ante una situación que se sale completamente de nuestro control.

Me he estado preguntando estos días, ¿por qué será que esta situación nos ha pegado justamente a nosotros, los seres humanos? Y se me ocurrió una teoría loca que les quiero compartir: los humanos somos los únicos seres del planeta que poseemos ego, y justo es al ego al que le encanta querer estar en control de todo. Tuvo que venir una pandemia global a ponernos un alto, y a enseñarnos la sabiduría de la rendición, para así poder disfrutar de la libertad que hay dentro de la aceptación.

Hay dos cosas que creo que son la razón de por qué al ego le encanta estar en control todo el tiempo:

1. Intentamos controlar las cosas por lo que creemos que sucederá si no lo hacemos.

En otras palabras, el control tiene sus raíces en el miedo.

2. El control también es el resultado de estar vinculado a un resultado específico, un resultado que estamos seguros es el mejor para nosotros, como si siempre supiéramos qué es lo mejor.

Estas son nuestras bien conocidas expectativas, el imaginarnos todo posible escenario en nuestra mente, para darnos cuenta que al final, casi nunca suceden las cosas tal cual como las imaginamos.

Cuando nos liberamos del ego y nos rendimos ante el momento presente, automáticamente nos convertimos en seres libres, por que desde esta perspectiva no hay nada que perder, aceptas la situación como si la hubieras elegido y después actúas siempre en favor del momento, no en contra de él. La rendición, al contrario de como nos han enseñado toda nuestra vida, no es una debilidad, si no que hay en ella una poderosísima fuerza espiritual.

Durante estos días te quiero invitar a que reconozcas esta energía que hay en la rendición, a que aceptes todas las emociones que puedas estar sintiendo: tristeza, miedo, enojo, ansiedad, etc,  y que dentro de esta aceptación descubras que nuestra energía es óptima para aprender a participar como co-creador con en el proceso de dar y recibir. Esto significa que podemos participar conscientemente en nuestro propio destino cuando haces del presente tu mejor aliado, no tu enemigo.  Aquí yace nuestro verdadero desafío, pero también nuestra mayor recompensa. No ofrecer resistencia a la vida es estar en un estado de gracia, tranquilidad y ligereza.

Roxana Bastien

@roxbastien

Soy yoguini, escaladora, y creativa en (re)definición constate. Creo en el poder de la energía.

¿Tienes algún proyecto que te gustaría compartir? ¡Escríbenos!

    Instagram

    Playlist de temporada